Ruta el Bueno, el Feo y el Malo

Durante el verano de 1966 gran parte de la comarca burgalesa situada entre Salas de los Infantes y Covarrubias se transformó en el lejano oeste americano para acoger el rodaje de una de las películas más importantes de la historia del cine, «El bueno el feo y el malo» del director italiano Sergio Leone.

Durante el verano de 1966 gran parte de la comarca burgalesa situada entre Salas de los Infantes y Covarrubias se transformó en el lejano oeste americano para acoger el rodaje de una de las películas más importantes de la historia del cine, «El bueno el feo y el malo» del director italiano Sergio Leone. Los paisajes de sabinares agrestes y calizos de la Peña de Carazo y el Valle de Arlanza se convirtieron, por su similitud, en escenarios naturales de Nuevo México y Río Grande en la zona de Santa Fe y Glorieta Pass.

Burgos cuenta con cuatro localizaciones muy importantes en el desarrollo de la trama de la película: La Misión de San Antonio en el Monasterio de San Pedro de Arlanza (Hortigüela), el campo de concentración de Betterville en Carazo, La batalla del Puente de Langstone en el río Arlanza (Hortigüela) y el Cementerio de Sad Hill en el Valle de Mirandilla (entre Contreras y Santo Domingo de Silos).

1. La Misión de San Antonio (San pedro de Arlanza, Hortigüela – Burgos)

La escena se rodó en el interior de las ruinas del histórico Monasterio de San Pedro de Arlanza en Hortigüela. Los exteriores se ruedan en el Cortijo de El Fraile en Nijar (Almería). Se trata de convento religioso convertido en hospital militar atestado de heridos y donde “Tuco” (Eli Wallach) lleva a curar las heridas a “El Rubio” (Clint Eastwood) después de cruzar el desierto.

2. El campo de concentración de Betterville (Carazo – Burgos)

La escena se rodó en un altozano cercano a la localizad de Carazo conocido como Majada de las Merinas. Para ello se construyó bajo un proyecto del escenógrafo Carlo Simi un imponente fuerte con profundos fosos, empalizada y edificaciones anejas donde se representa lo peor de la guerra, torturas, ejecuciones… Sergio Leone se inspiró en grabados y fotografías reales de la Guerra de Secesión americana y del campo nordista de Andersonville.

3. Batalla del puente de Langstone (Hortigüela, Contreras – Burgos)

Se trata de la escena más espectacular y cara de la película. Nordistas a un lado y confederados al otro libran una aparatosa batalla por el control de un puente de madera de 100 metros de largo sobre el Río Grande (Arlanza). La escena se rodó a 3,5 km de Hortigüela y contó con más de 2.000 extras.

4. El Cementerio de Sad Hill (Contreras, Sto. Domingo de Silos – Burgos)

Es la escena cumbre de la película. Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef llegan a un cementerio de guerra donde se disputarán en un duelo a tres o “Triello” los 200.000 dólares enterrados en una tumba. La escena se rodó en el Valle de Mirandilla entre las localidades de Contreras y Santo Domingo de Silos. El set se construyó según los diseños del escenógrafo Carlo Simi en apenas 3 días por 250 soldados del ejército español recreando un soberbio cementerio circular con más de 5.000 tumbas dispuestas en un sistema de círculos concéntricos y radios rodeando una plazoleta central empedrada de 30 metros donde se sitúa el climax.