Ruta Vicente Aranda

Vicente Aranda fue un gran enamorado de la catedral de Burgos y del ambiente del casco histórico. Su amor a la ciudad queda reflejado en tres de sus películas más exitosas.

 

Amantes, Juana La Loca y Luna Caliente componen un auténtico tríptico sobre el amor y las pulsiones humanas.

 

Vicente Aranda, uno de los directores más importantes del cine español, fue un gran enamorado de la catedral de Burgos y de la ciudad y eso queda reflejado en tres de sus películas más importantes: Amantes, Juana La Loca y Luna Caliente. En todas ellas retrata  la catedral de Santa María y sus alrededores como solo un cineasta de su altura puede lograr captar.

Aranda vivió por y para el cine convirtiéndosela en director y guionista de una extensa filmografía que abarca desde la segunda mitad del siglo XX hasta la primera década del siglo XXI.

Amantes

En 1990, el director llega a Burgos para rodar una historia de amor y crimen basada en un asesinato cometido en 1948 en la ciudad de Burgos y conocido como el crimen de la canal. El tándem de actores protagonistas, Jorge Sanz, Maribel Verdú y Victoria Abril,  la tenebrosa historia de amor y las maravillosas localizaciones hicieron que fuera una de las películas más exitosas del director.

Aranda rueda varias secuencias en los alrededores de la Catedral, calle Fernán González, frente a la Iglesia de San Nicolás y en la calle Sombrerería, que es donde Paco y Trini (los enamorados) se alojan cuando llegan a Burgos (en el Nº 2 entre la mercería Santos Soria y la sombrerería Teodoro).

La escena del crimen tiene lugar en la Plaza de Santa María y, gracias a la inesperada nieve caída ese día y a la planificación del montaje llevado a cabo por el equipo técnico, se puede afirmar que es una de las mejores y más bellas secuencias rodadas por Vicente Aranda.

Juana La Loca

Diez años después de rodar Amantes, Vicente Aranda regresa a Burgos con la intención de rodar parte de su nueva película en las localizaciones reales donde sucedieron los hechos históricos entre Fernando El Hermoso y Juana La Loca. El primer problema lo encuentran en la negativa del Cabildo a rodar en el interior de la Catedral de Santa María por lo que tienen que trasladar el rodaje al interior de la Catedral de León.

En los planes de Aranda también entraba rodar en la Casa del Cordón, residencia de los Condestables de Castilla y lugar dónde Felipe El Hermoso fallece en 1506 pero, la remodelación llevada a cabo por Caja de Burgos en los años 80 hizo imposible que el director pudiera recrear un palacio del siglo XVI.

Tras la decepción de Vicente Aranda ante estos dos contratiempos, el rodaje en Burgos se limitó a una secuencia en la calle Fernán González y en la Plaza de Santa María.

Luna Caliente

En 2009, Aranda vuelve a elegir Burgos para rodar una película de amor obsesivo con el telón de fondo del Proceso de Burgos, el Consejo de guerra que la dictadura franquista llevó a cabo contra 16 militantes de la banda terrorista ETA. El juicio tuvo lugar en la sala de justicia del Gobierno Militar en septiembre de 1970.

Aunque la ciudad de Burgos fue recreada en Toledo y Madrid, el director catalán no se resistió a la tentación de rodar en las calles del casco viejo de la ciudad. La Plaza de Santa María, las escalinatas y la portada de la Iglesia de San Nicolás, el Arco de Santa María y la fachada del Mesón Los Infantes fueron algunas de las localizaciones elegidas para la que sería la última película De Vicente Aranda.